Logotipo de Hamahiru13Ink

Hamahiru INK Estudio de Tatuajes en Vitoria – Gasteiz

Tattoo art – Piercing – Estudio de tatuajes profesional en Vitoria – Gasteiz

Monthly Archives: septiembre 2014


Mehndi. Tatuajes de henna y sus significados.

Tatuajes realizados con henna.

Tatuajes realizados con henna.

Aunque ya hemos hablado en otros post sobre la henna hoy vamos a ver los significados que tienen algunos de los diferentes dibujos que se realizan en manos y pies con esta técnica.

El mehndi es el arte popular hindú que se aplica sobretodo a las novias aunque a decir verdad el origen de pintarse con henna no es algo que naciera en la India.

Ya hay momias egipcias que tienen más de 5000 años de antigüedad que presentan las uñas de los pies pintadas con henna. Además se sabe que los egipcios utilizaban esta planta con fines curativos. Aplicaban henna en picaduras de escorpiones y serpientes, para frenar las diarreas o para tratar infecciones o hinchazones provocadas por hongos.

Por otro lado en el mundo musulmán también es muy utilizada como decoración e incluso se aplica en el pelo para evitar los dolores de cabeza y para teñir el pelo… Se dice, se comenta, se rumorea que hasta el mismísimo profeta Mahoma se teñía la barba con henna.

La henna llegó a la India en el siglo XII y en sus primeros momentos la encargada de aplicarla era la esposa del barbero. También era una manera de llevar “joyería” ya que si la familia era muy pobre se pintaban a la novia anillos y pulseras para adornar su cuerpo. A día de hoy la aplicación de la henna  y sus diseños ya no tiene el significado que tenía antes pero os vamos a contar lo que hemos averiguado sobre lo que representaban algunos de los “tatuajes” que portaban las novias el día de la ceremonia. Son muy variados todo su significado gira en torno a la pareja y su vida en común. Vamos allá…

Si hay dibujado un tablero de ajedrez se considera una metáfora del juego de la suerte que es el matrimonio. Su uso data del siglo XIX.

Un escorpión sirve para eliminar el mal de ojo y se intenta reflejar con él que el amor es como una picadura de este animal porque te deja sin respiración.

Las flores nos dan idea de alegria y felicidad; los tallos y las hojas de las plantas sirven para simbolizar las vidas que se entrelazan en un matrimonio.  Dibujar un capullo nos sugiere el comienzo de una nueva vida , de un nuevo amor.

Otro símbolo importante dentro de estos “rituales” es la tortuga porque encarna  la fertilidad (algo muy importante dentro de la cultura hindú). Y  vamos a seguir hablando de animales. Un pavo real personaliza la belleza, las mariposas transformación, las luciérnagas renacimiento y las lagartijas y las serpientes ayudan a encontrar la luz…

Ahora vamos a ver lo que se intenta simbolizar con algunas figuras geométricas. Un dibujo de lineas en zig zag nos hace ver la lluvia (el agua siempre se va como algo bueno), si lo que vemos son ondas representan las emociones humanas  y también el agua corriente que trae vida y purifica y por último un cuadrado es algo mágico que protege de la enfermedad y ayuda a sanar.

Y que decir de los astros… las estrellas, la luna y el sol prometen un amor duradero y profundo dentro de la pareja.

Todo relacionado con el matrimonio… algo que no es de extrañar en una cultura en la que muchas uniones son matrimonios concertados por los padres. Es normal que necesiten todos los amuletos y simbolismos del mundo que les “ayuden” a convivir. Quizás esa se la razón verdadera por la que portan estos dibujos…

Y un par de cosillas más para terminar… contra  más oscuro sea el color de la henna se cree que  más fuerte será la unión de la novia con su suegra. Además mientras la novia tiene sus manos decoradas está exenta de realizar las labores del hogar y el resto de la familia (sobretodo la política) está obligada a cuidarla y mimarla. Por último estos “tatuajes” a menudo llevan escondidas las iniciales del novio que tendrá que encontrarlas. Si  no lo consigue deberá premiar a la novia y será señal de que ella va a ser la parte dominante de la pareja… ¿¿Será verdad??

Y hasta aquí el post de hoy. Esperamos que os haya gustado y como siempre… Gracias por seguirnos!!!

 

Tatuajes extremos. El hombre ajedrez y la mujer vampiro.

Ya hablamos en su día en otro post sobre el hombre y la mujer con más tatuajes del mundo según el libro Guinness de los récords pero hay muchos más casos de personas que llevan su cuerpo muy tatuado. Hoy os vamos a contar dos de estos casos.

Como dice la frase …”Las damas primero”. Esta es la historia de Maria José Cristerna.

Maria José es una mexicana de 38 años. Es abogada y tatuadora profesional. Es madre de cuatro hijos y profesa una enorme fé católica. Dicho así es una persona como hay miles en el mundo pero no… es la llamada “mujer vampiro”.

Mujer vampiro.

.. Maria José Cristerna. La Mujer Vampiro.

Maria José empezó a tatuarse y a llevar piercings desde muy joven. Con 14 años se hizo su primer tatuaje pero no fue hasta 1998 cuando empezó su gran transformación. El cambio radical de su aspecto ella lo define com un canto a la libertad. Maria José fue maltratada por su ex-marido durante muchos años hasta que decidió separarse de él. Su manera de expresar su sensación de libertad fue hacerse tatuajes y modificar su cuerpo.

Es un hecho que su apariencia no deja indiferente a nadie. Podéis ver en la foto que además de tatuajes lleva piercings, dilataciones, implantes, lentillas para cambiar el color de sus ojos, extensiones en el pelo y los colmillos modificados. Pero aún no ha terminado… su próximo deseo es colocarse más implantes a modo de cuernos en la parte trasera de su cabeza. Y seguro que no para ahí… es una persona joven a buen seguro encontrará cosas nuevas que añadir a su anatomía. ¿Os gusta?

Ahora vamos con el turno de un chico…. esta es la historia de Matt Gone. Él es el llamado “hombre ajedrez”.

Matt Gone. El Hombre Ajedrez.

Matt Gone. El Hombre Ajedrez.

Hay una cosa que une a las dos personas del post de hoy y es que los dos empezaron a tatuarse a los 14 años. En el caso de Matt sus ganas de tatuarse surgieron por una enfermedad llamada “Sindrome de Poland”. Esta enfermedad afecta al crecimiento muscular y la sufren uno de cada 30000 recién nacidos. En el caso de Matt su pectoral izquierdo, sus bíceps inferiores e incluso un riñón no se desarrollaron correctamente así que decidió colocar tatuajes en  estas zonas para disimular su falta de masa muscular. Y después os podéis imaginar lo que pasó…

Le han tatuado más de 40 tatuadores aunque tiene una asignatura pendiente… se ha tatuado cuatro veces las manos y las plantas de los pies y todas las veces la tinta ha acabado expulsada de esas zonas (¿¿os acordáis el post donde hablábamos sobre esto?? ). Eso si para compensar lleva la lengua, el interior de los labios e incluso los ojos tatuados.

Matt Gone.

Matt Gone.

 

Maria José Cristerna.

Maria José Cristerna.

 

 

 

 

 

 

 

Dos looks los de Matt y Maria José  para no pasar desapercibidos en ningún sitio… ¿os animáis?

 

 

Suponemos que no hay much@s animad@s pero si es el caso os esperamos en Hamahiru 13 Ink.

Hasta entonces esperamos que os haya gustado este post y como siempre… Gracias por seguirnos!!!

El tatuaje de Isi en el templo budista de Wat Bang Prah (Tailandia).

Ultimamente siempre que nos vamos de vacaciones procuramos elegir destinos en los que podamos aprender algo más sobre los tatuajes. Si no vamos a hacer algún curso nos vamos a países donde los tatuajes tengan relevancia e importancia y nos dedicamos a visitar todo lo que podemos que esté relacionado con este mundo que nos apasiona. Este año nos hemos decantado por Tailandia y sus tatuajes para nuestras vacaciones y para nuestro post de hoy.

A veces las cosas no pasan porque si… Cuando ya teníamos elegido destino y comprados los billetes un reportaje de Jon Sistiaga  nos dio a conocer este templo de monjes tatuadores que ahora os vamos a dar a conocer. Fue verlo en la tele y… la suerte estaba echada… no nos lo íbamos a perder!!!

Wat Bang Prah es un templo budista que está situado a unos 50 km al oeste de la capital de Tailandia,Bangkok. Es conocido por sus monjes tatuadores y aunque hay más templos en los que también se realizan tatuajes este fue el escogido  ya que  los propios tailandeses e incluso los birmanos y los camboyanos (fronterizos con Tailandia) lo tienen como el templo de los tatuajes mágicos y gente de estos países se desplaza hasta allí para hacerse sus tatuajes “protectores”. Ya os contamos anteriormente en otro post que los tatuajes en Tailandia no son meramente decorativos así nos dispusimos a comprobarlo “in situ”. Y no salimos defraudados…

Wat Bang Prah es el templo al que va a tatuarse la gente que quiere una protección contra sus “enemigos” por eso es común que delincuentes, policías y soldados se den cita en este templo para dotarse de una protección extra. La creencia entre ellos es que estos tatuajes te  protegen de balas y navajazos.

Lo primero que hay que hacer cuando llegas a este templo es comprar la ofrenda que vas a hacer a Buda al terminar tu tatuaje. Esta ofrenda en nuestro caso estaba compuesta  de flores,  inciensos y cigarrillos (no sabemos por qué los cigarrillos…) y has de guardarla hasta el final del tatuaje. Había varios monjes tatuando en diferentes salas y en todas ellas había un agradable olor a jazmín. El sistema que utilizan pata tatuar es el Tebori o japonés con palo  ( en este caso de metal) y diferentes puntas desechables.

Lo primero que hay que hacer es elegir dibujo y en este caso el elegido por Isi fue el que habéis visto al principio. Lleva un mantra que invoca protección para él  y ocho torres que también dan protección a la persona que las porta . Aunque en un principio la idea era hacerlo en la pierna, el monje dijo que sólo podía ser de cintura para arriba y ante eso no había negociación posible… el tatuador manda y en el caso de los monjes son ellos los que deciden en que lugar hacer el tatuaje. Por suerte Isi  tenía plan B  y finalmente su tatuaje fue a parar a la espalda. La sensación de esta manera es diferente a la de una máquina de las que nosotros consideramos “convencional”, el dolor es diferente… se podría decir que es más intenso. La aguja penetra en la piel lo que hace es como un tirón hacia arriba además la piel tiene que estar muy estirada y hacen falta dos personas para poder tatuar. Una de ellas estira la piel ( como se ve en la foto) y el otro es el propio tatuador que necesita las dos manos para hacer el tatuaje.

Una vez terminado el tatuaje toca bendecirlo. En este templo y en nuestro caso sólo uno de todos los monjes que había allí era el encargado de hacerlo. Te debías sentar frente a él y entregarle la ofrenda que habías comprado al principio.

Después tenias que sentarte de tal manera que el tatuaje estuviera frente a él para que  pudiera tocarlo y mediante un rezo llamado “Kata” el tatuaje quedaba bendecido. Este rezo duró un par de minutos tras los cuales el monje sopló tres veces al tatuaje y ahí acabó todo el ritual.

 

¡¡Toda una experiencia!!  Eso si… deberíamos volver de año en año para renovar el poder de este tatuaje y es que todos los años en marzo se celebra en los jardines de este templo lo que llaman el festival del tatuaje. En este festival todo el mundo que ha sido tatuado en este templo puede acudir  a que su tatuaje sea bendecido de nuevo y así renovar su poder de protección.

Creemos que no va a ser posible volver todos los años y menos en marzo pero como experiencia ha sido algo que no vamos a olvidar tan fácil… Además un tatuaje no se borra así que difícil olvidar algo que siempre está contigo.

Por otro lado sólo nos queda decir que si alguna vez os animaís a tatuaros en este templo las medidas higiénicas que vimos son buenas. Disponen de autoclave para esterilizar el material, todo el material es desechable e incluso la tinta era la misma que utilizamos nosotros en Hamahiru 13 Ink. Así que ya sabéis… destino Tailandia!!! A nosotros por lo menos el país nos ha encantado!!!

Esperamos que  a vosotr@s también os haya gustado este post y como siempre… Gracias por seguirnos!!!!

Leo Zulueta. El padre de los tatuajes tribales.

Leo Zulueta.

Leo Zulueta.

Leo Zulueta es un tatuador de renombre al que se le conoce en el mundo de los tatuajes como “el padre de los tatuajes tribales modernos” o como “El Rey del Negro”. Para llegar hasta aquí ha recorrido un curioso camino que le ha llevado a conseguir ser  mundialmente reconocido.

Leo Zulueta nació en Maryland en 1952 en una familia de origen filipino y profundamente católica. Vivió en diferentes lugares y fue en San Diego donde empezó a dar sus primeros pinitos en el mundo del arte ya que allí estudió lo que aquí llamamos “Artes y Oficios”.  Aunque nada tuviera que ver con el mundo de los tatuajes ya apuntaba maneras artísticas.

Pero no fue hasta la década de los 70 cuando empezó a interesarse por los tatuajes, más concretamente por los tatuajes tradicionales de Borneo. Por esta época ya vivía en San Francisco y acudía regularmente a la biblioteca pública donde se empapaba y fotocopiaba todo lo que caía en sus manos sobre estos tatuajes. Pero como en esta vida no existen las casualidades el destino quiso que conociera a Ed Hardy (tatuador estadounidense sobre el que hablaremos en otro post…). En 1976 fue Ed Hardy el que le aconsejó que guardara como oro en paño todos los documentos  que había recopilado durante años en la biblioteca y más tarde le aconsejó dedicarse al mundo de los tattoos.

Tardó un poco en hacerle caso y finalmente empezó en este mundillo como profesional  en 1981. Su catapulta hacia la fama llegó en 1989 cuando la publicación  de culto “Modern Primitives” se fijó en él. Una vez apareció en esta publicación asociada al movimiento punk rock sus diseños se convirtieron en parte de la identidad de estos grupos que se tatuaban sus diseños tribales de marcados contrastes claro-oscuros con clara influencia de los tatuajes realizados en el Pacífico Sur , más concretamente de Borneo… Tatuando a estos  punkis y rockeros de San Francisco empezó su historia como “Padre de los tatuajes tribales modernos”.

Tatuaje de Leo Zulueta.

Tatuaje de Leo Zulueta.

A lo largo de su vida ha tenido dos estudios. El primero de ellos en Los Angeles donde abrió “Negro Wave Tattoo”. Le puso este nombre en homenaje a su amigo Ed Hardy ya que es un enamorado del surf  y negro por él mismo. Por allí pasaron famosos como Dennis Rodman o Pamela Anderson. Lo vendió en el año 2000 y actualmente trabaja y regenta  “Spiral Tattoo”  en Michigan.

Ha tenido tanta influencia en el resto de los tatuadores que hasta se le atribuye una leyenda-anécdota  en la cual se cuenta que tod@s l@s tatuadores  deben 100 $ a Leo Zulueta. La historia empezó porque se dice que en cierta ocasión un tatuador al que él no conocía apareció en su estudio y le entregó un billete de 100 $ diciéndole que era un anticipo como pago inicial de todos los tatuajes tribales que había hecho inspirados en sus diseños. A día de hoy parece ser que son muchos los que siguen intentando  darle un billete de 100 $ por la misma razón, quieren demostrarle su agradecimiento por haber impulsado este estilo dentro de los tatuajes. ¿Será verdad?

Si alguien pasa por Michigan que lo pregunte por favor y nos lo cuente…

Hasta entonces esperamos que os haya gustado este post y como siempre… Gracias por seguirnos!!!!